Autor en Google+
Saltar al contenido

Artículos, tutoriales, trucos, curiosidades, reflexiones y links sobre programación web ASP.NET, ASP.NET Core, MVC, SignalR, Entity Framework, C#, Azure, Javascript... y lo que venga ;)

13 años online

el blog de José M. Aguilar

Inicio El autor Contactar

Artículos, tutoriales, trucos, curiosidades, reflexiones y links sobre programación web
ASP.NET, ASP.NET Core, MVC, SignalR, Entity Framework, C#, Azure, Javascript...

¡Microsoft MVP!
martes, 21 de enero de 2020
Blazor Recuerdo que la primera vez que, en una de mis visitas a Redmond, vi a Steve Sanderson haciendo una demo de Blazor "en vivo" me pareció casi magia: una aplicación web cuya lógica de presentación y UI se implementaba exclusivamente en C#, eliminando por completo de la ecuación a Javascript. ¡Uau!

En aquellos tiempos era aún poco más que un prototipo y no se podía saber si aquella línea de investigación llevaría a alguna parte, pero era tan prometedor que, algún tiempo después, a primeros de 2018, Blazor pasó a ser un proyecto experimental del equipo ASP.NET de Microsoft.

A partir de ese momento se fueron despejando las incógnitas que quedaban en cuanto a la viabilidad real de convertir aquello en un producto y se continuaron implementando funcionalidades, hasta que, en abril de 2019, Daniel Roth anunció que daban por concluida la fase experimental y Blazor entraba oficialmente a formar parte del stack de tecnologías para la web.

A día de hoy, Blazor es un framework completo para el desarrollo de aplicaciones web SPA, como lo pueden ser Angular, React o Vue. Dispone de sistema de bindings, routing, componentes, ciclo de vida, validaciones, plantillas, gestión de errores, inyección de dependencias, etc. Todo lo que podemos necesitar para crear aplicaciones web profesionales de calidad.

La primera versión de Blazor se lanzó acompañando a .NET Core 3.0 en Septiembre de 2019, aunque sólo en uno de sus modelos de hospedado: el denominado server-side o Blazor Server.

Pero no era ese el único plan...

Los "sabores" de Blazor: client-side, server-side... y otros

Inicialmente, la idea de Blazor era conseguir ejecutar el código C# en el browser llevando a éste una versión deducida del runtime de .NET. Este enfoque suele conocerse como Blazor WebAssembly o client-side, pues se basa en llevar físicamente al browser la ejecución de la parte cliente de la aplicación web.

WebAssembly La clave del funcionamiento de Blazor client-side es un runtime de .NET que corre sobre WebAssembly (WASM), una especificación abierta que define un "lenguaje ensamblador" común a todas las máquinas virtuales presentes en los navegadores modernos (y pollyfillable para los anteriores). Sobre ese runtime, ya en el lado cliente, es donde corren nuestras aplicaciones Blazor cuando elegimos este modelo de hospedaje.

Así, la primera vez que un usuario accede a una aplicación Blazor WebAssembly, su navegador descarga tanto el runtime de .NET como los ensamblados propios de la aplicación (compilados desde C# en tiempo de desarrollo) y sus dependencias. Ya tras esta descarga inicial, que gracias al caché de los navegadores se realizaría sólo una vez, los ensamblados de la aplicación serían ejecutados por el runtime directamente desde el navegador.

Un detalle importante a tener en cuenta es que el hecho de que el código cliente de nuestras aplicaciones lo desarrollemos usando .NET no significa que estemos llevando al cliente todo el potencial de esta plataforma. Dado que este código se ejecuta en cliente, al igual que cuando programamos con Javascript, estamos limitados por el sandbox proporcionado por el navegador para la ejecución segura de aplicaciones. Es decir, no podremos acceder a dispositivos o recursos locales más allá de los permitidos por las APIs estándar de los navegadores.

Por otra parte, como la ejecución se realiza puramente en cliente, no sería estrictamente necesario disponer de un servidor ASP.NET, IIS ni nada parecido. Tanto el runtime como los ensamblados resultantes de la compilación podrían ser distribuidos en un CDN, y es lo único que se necesitaría para poner en marcha la aplicación (bueno, a no ser que ésta necesite de un backend, claro.)

¿Y qué ventajas tiene esto? Pues bueno, ya el simple hecho de sustituir Javascript por C# para implementar el lado cliente puede aportarnos ventajas interesantes. Aparte de que C# es un lenguaje muy superior, también será posible utilizar o reutilizar bibliotecas .NET existentes, compartir código entre cliente y servidor, o utilizar entornos tan potentes como Visual Studio durante la fase de desarrollo.

Pero como siempre ocurre, no es la panacea; también provocará que la carga inicial de la aplicación sea más lenta (aunque, como decíamos, la caché podrá ayudarnos con esto), o requerirá que los clientes sean compatibles con WASM (aunque esto ya no es un problema en la mayoría de los casos).
Y bueno, de alguna forma nos alejaremos del ecosistema Javascript, que ya sabemos que es enorme, aunque también es cierto que desde Blazor es posible interoperar con bibliotecas JS existentes.
En la actualidad, Blazor WebAssembly sólo está disponible en preview, y está previsto lanzar la primera versión oficial en mayo de 2020 (aunque ésta aún no será LTS).
Como comentaba algo más arriba, el enfoque client-side de Blazor fue el origen del proyecto y sigue siendo el objetivo principal del mismo. Sin embargo, durante la fase de desarrollo aparecieron otros escenarios de uso de Blazor que podrían resultar interesantes y entraron a formar parte del Roadmap del producto, modificando los planes iniciales:

Blazor Roadmap

En la ilustración anterior podemos observar que el Roadmap posicionó Blazor Server como el primer hito del conjunto de tecnologías Blazor. De hecho, es el único framework del que tenemos a día de hoy una versión estable, production ready y con soporte a largo plazo.

Blazor Server parte del mismo objetivo que Blazor WebAssembly respecto a utilizar C# para la implementación de la lógica de presentación, aunque el enfoque que sigue es bastante diferente. En este caso no se trata de llevar todo al cliente sino al contrario: hacer que todo se ejecute en el servidor, comunicándose con el browser mediante una conexión persistente de SignalR:

Blazor WebAssembly vs Blazor Server

Para conseguirlo, el servidor mantiene en memoria una representación del estado de la página, que es modificada por mensajes SignalR que son enviados cuando se producen cambios o interacciones en la interfaz de usuario.

Por ejemplo, si un usuario pulsa un botón en la página, el evento "click" no es procesado en cliente sino enviado a través de la conexión SignalR al servidor, que ejecutará el handler oportuno (escrito en C#). Los cambios realizados en el UI desde dicho handler son enviados de vuelta al cliente, que actualizará el DOM de forma automática.
Pues sí, en cierto modo es muy similar a lo que utilizábamos en Web Forms años atrás, pero eliminando la pesadez del postback, la carga de página completa y el mantenimiento del estado mediante el célebre viewstate. De hecho, Blazor Server es la tecnología propuesta por Microsoft para sustituir a Web Forms, al promover un tipo de desarrollo conceptualmente muy parecido.
Como siempre ocurre, la idea tiene sus ventajas e inconvenientes. Como parte positiva respecto al modelo client-side, en este caso la carga inicial sería más rápida porque no hay nada que descargar desde el cliente. También, dado que el código se ejecutaría en el servidor, podríamos utilizar todo tipo de bibliotecas y componentes para .NET, así como las herramientas habituales de desarrollo y depuración. Y para casos de necesidad, este enfoque conseguiría casi el soporte universal por parte de los browsers, pues no requiere ninguna característica especial en el lado cliente.

Pero ah, amigos, todo esto no es gratis. El hecho de que cada interacción o evento en el UI deba ser enviado y procesado en el servidor añade una latencia que no todas las aplicaciones podrán soportar sin destrozar su usabilidad. Además, las conexiones concurrentes y el mantenimiento del estado en memoria podrían limitar las opciones de escalabilidad de los sistemas.

La buena noticia es que el modelo de componentes, y por tanto la forma de desarrollar, es la misma. De esta forma, podríamos iniciar un proyecto utilizando Blazor Server y migrar a Blazor WebAssembly más adelante con relativamente poco esfuerzo. Bueno, o al menos en teoría ;)

Pero aparte de Blazor Server y Blazor WebAssemby, y como veíamos en el Roadmap algo más arriba, el resto de tecnologías Blazor van acercándose consecutivamente a la ejecución nativa de aplicaciones, tanto desde dispositivos móviles como de escritorio:
  • Blazor PWA, para la construcción de Progressive Web Applications (PWA), webs que proporcionan una experiencia más cercana a las aplicaciones nativas al ser capaces de trabajar offline, recibir notificaciones push, o ser instaladas en los equipos de los usuarios. Sin embargo, la ejecución se realizará siempre sobre el sandbox proporcionado por el browser, por lo que tendremos las mismas limitaciones que si utilizáramos JS.
     
  • Blazor Hybrid, aplicaciones que correrán sobre Electron y renderizarán su UI utilizando tecnologías web sobre WebViews o motores de renderizado de webs. Dado que serán aplicaciones .NET puras, en este caso sí se podrá acceder a todos los recursos del equipo donde se instalen.
     
  • Blazor Native, que permitirá en el futuro utilizar el mismo modelo de programación para crear aplicaciones nativas puras, capaces de renderizarse utilizando componentes nativos de la plataforma de ejecución, fuera del mundo web. En la práctica, quiere decir que podríamos utilizar esta tecnología en lugar de Xamarin o React Native para implementar nuestras aplicaciones nativas.
Aunque muy sujeto a cambios, pero está previsto lanzar previews de PWA e Hybrid a finales de 2020, acompañando a .NET 5. La última referencia que he encontrado de Blazor Native es que está en fase experimental y, por tanto, no existen aún previsiones de disponibilidad.

Solución usando Mobile Blazor Bindings Aparte, hace apenas un par de días han anunciado otro giro de tuerca: Mobile Blazor Binding. Este proyecto, aún en fase experimental, permite utilizar el modelo de programación de Blazor y la sintaxis Razor para la construcción de aplicaciones nativas Android e iOS, en la práctica algo así como un híbrido entre Blazor y Xamarin. El objetivo es acercar al mundo de las apps nativas a esa gran masa de desarrolladores web acostumbrados a Razor, y la verdad es que tiene bastante buena pinta.

Esto promete, ¿eh? 😉

¿Cómo se desarrolla con Blazor?

Por si no os lo habéis preguntado, el nombre Blazor procede de la unión de "Browser" y "Razor" (la "L" no sé de dónde sale, supongo que dará más musicalidad al resultado :-P), así que ya podéis intuir por dónde van los tiros: Razor que se ejecuta en el navegador.

De hecho, los componentes y páginas Blazor se implementan utilizando sintaxis Razor, que muchos ya conocéis de otras películas como ASP.NET Core MVC o Razor Pages, aunque con algunos cambios. Por ejemplo, en Blazor las páginas o componentes se implementan en archivos .razor, a diferencia de los clásicos .cshtml de MVC o Razor Pages.

Pero como las cosas se suelen entender mejor con código, mejor que echéis primero un vistazo al siguiente archivo Sum.razor:
@page "/sum"

<h1>Calculator</h1>
<div>
    <input type="number" @bind-value="@A" />
    +
    <input type="number" @bind-value="@B" />
    <button @onclick="Calculate">Calculate</button>
</div>
@if (Result != null)
{
    <div>
        The sum of @A and @B is @Result
    </div>
}

@code {
    public int? A { get; set; }
    public int? B { get; set; }
    public int? Result { get; set; }

    void Calculate()
    {
        Result = A + B;
    }
}
Calculadora Blazor Echando un vistazo puede entenderse que se trata de una simple calculadora para realizar sumas que incluye un par de tags <input> para solicitar los sumandos y un botón para realizar el cálculo. Al pulsarlo, se muestra el resultado de la suma en un <div> que inicialmente no está visible.

Este bloque de código es suficiente para entender la magia de Blazor:
  • En el bloque @code, implementado por completo en C#, definimos todas las propiedades y métodos que necesitemos para implementar la lógica de nuestra página. En este caso, tenemos un par de propiedades para los sumandos, otra para el resultado, y un método que realiza el cálculo.
    @code {
        public int? A { get; set; }
        public int? B { get; set; }
        public int? Result { get; set; }
    
        void Calculate()
        {
            Result = A + B;
        }
    }
    
  • Utilizamos bindings sobre los controles HTML, muy al estilo de otros frameworks basados en MVVM, como Angular o React. En el ejemplo podemos ver que bindeamos el valor de los <input> a las propiedades definidas en el bloque @code, de la misma forma que establecemos el manejador del evento click al método Calculate().
    <input type="number" @bind-value="@A" />
    +
    <input type="number" @bind-value="@B" />
    <button @onclick="Calculate">Calculate</button>
    
  • Dado que usamos sintaxis Razor, es posible utilizar los habituales bloques de control de flujo como @if, @foreach, etc. En el caso anterior, usamos un condicional para añadir a la página el <div> con el resultado, pero sólo cuando hemos calculado la suma.
    @if (Result != null)
    {
        <div>
            The sum of @A and @B is @Result
        </div>
    }
    
Fijaos que hemos eliminado de un plumazo a Javascript, y la web funcionará sin cambiar de página, muy al estilo SPA:
  • Si hemos optado por utilizar el host Blazor Server, todos los eventos e interacciones sobre el UI (cambios de valores en controles bindeados, clicks, etc.) serán enviados al servidor a través de la conexión SignalR establecida automáticamente. El servidor ejecutará el código y enviará de vuelta al cliente, usando la misma conexión, las modificaciones a realizar en el DOM para actualizar la interfaz de usuario.

  • En cambio, si hemos optado por utilizar Blazor WebAssembly, la página será compilada y el ensamblado resultante será enviado al cliente, quien lo ejecutará sobre el runtime basado en WebAssembly. Por tanto, la ejecución de la página se realizará totalmente en cliente, como si la hubiéramos implementado totalmente Javascript, sin necesidad de interactuar con el servidor en ningún momento.
Y lo interesante es que en ambos casos nuestro código será el mismo. Es decir, la página Sum.razor será básicamente la misma para cualquiera de los modelos de ejecución de Blazor, por lo que podríamos crear nuestras aplicaciones e ir evolucionando posteriormente de un modelo a otro. Por ejemplo, a día de hoy sólo podríamos poner aplicaciones Blazor en producción usando Blazor Server, pero en unos meses podríamos pasar al modelo WebAssembly cuando esté disponible, realizando pocos cambios.

Pero no sólo eso, la idea también aplica para el resto de "sabores" de Blazor, como PWA, Hybrid o Native: lo único que cambiará es el "empaquetado" y, en algunos casos, el proceso interno de renderizado, pero nuestro código seguirá siendo principalmente el mismo... o al menos, estas son las intenciones iniciales; conforme avancen estos proyectos iremos viendo hasta qué punto es así.

En definitiva, Blazor es un framework del que seguro vamos a oír hablar bastante durante los próximos meses, y no sin razón. Aunque aún está empezando a rodar y quedan bastantes cosas por pulir, es conveniente no perderlo de vista porque realmente las expectativas están muy altas :)

Publicado en Variable not found.

Estos contenidos se publican bajo una licencia de Creative Commons Licencia Reconocimiento-No comercial-Compartir bajo la misma licencia 3.0 España de Creative Commons

lunes, 20 de enero de 2020
Enlaces interesantes Ahí van los enlaces recopilados durante la semana pasada. Espero que os resulten interesantes. :-)

Por si te lo perdiste...

.NET Core / .NET

Estos contenidos se publican bajo una licencia de Creative Commons Licencia Reconocimiento-No comercial-Compartir bajo la misma licencia 3.0 España de Creative Commons

martes, 14 de enero de 2020
ASP.NET Core Las Razor Class Libraries (RCL) constituyen una interesante fórmula para crear componentes redistribuibles de interfaz de usuario para aplicaciones basadas en ASP.NET Core MVC o Razor Pages. En las bibliotecas de clases de este tipo podemos incluir controladores, view components, tag helpers o vistas y páginas Razor, elementos que estarán disponibles en las aplicaciones que las referencien, bien directamente o bien a través del paquete NuGet en el que las distribuyamos.

Sin embargo, es menos conocido el hecho de que estas bibliotecas pueden incluir también recursos estáticos como imágenes, hojas de estilo o scripts, lo que resulta bastante interesante a la hora de crear componentes totalmente autosuficientes y muy reutilizables.

En este post vamos a ver cómo crear una RCL redistribuible que definirá el tag helper <mario>, cuya inclusión en una página hará que ésta muestre el conocido personaje correteando por la pantalla, como se muestra en la siguiente captura:

Mario corriendo por la pantalla

Estos contenidos se publican bajo una licencia de Creative Commons Licencia Reconocimiento-No comercial-Compartir bajo la misma licencia 3.0 España de Creative Commons

lunes, 13 de enero de 2020
Enlaces interesantes Ahí van un buen puñado de enlaces recopilados durante las semanas anteriores. Como siempre, espero que os resulten interesantes. :-)

Por si te lo perdiste...

.NET Core / .NET

Estos contenidos se publican bajo una licencia de Creative Commons Licencia Reconocimiento-No comercial-Compartir bajo la misma licencia 3.0 España de Creative Commons

martes, 7 de enero de 2020
Lo más visto en 2019
Estrenamos este nuevo año y década (aunque esto último es bastante más discutible) siguiendo una de las grandes tradiciones de este blog: dedicar el primer post a repasar cuál fue el contenido publicado durante los doce meses anteriores que más os llamó la atención.

Pero antes, abusando de este pequeño slice de atención que me estáis prestando en este momento, quería aprovechar para desearos un 2020 repleto de salud y alegría, tanto en el plano personal como en el profesional.

Y ahora, al turrón...

Estos contenidos se publican bajo una licencia de Creative Commons Licencia Reconocimiento-No comercial-Compartir bajo la misma licencia 3.0 España de Creative Commons

sábado, 28 de diciembre de 2019
Un reciente estudio de la consultora Garner indica que durante el desarrollo de una aplicación dedicamos más del 80% de nuestro tiempo a implementar controles de posibles fallos.

Además, este otro informe de StackOverflow obtenido tras analizar el código fuente de miles de proyectos open source, el control y tratamiento de excepciones y problemas supone más del 60% de nuestra base de código y, por tanto, aporta gran parte de la complejidad interna de las aplicaciones.

Pero, adicionalmente, estos estudios ponen al descubierto otros tres aspectos bastante interesantes:
  • Primero, que la mayoría de errores que intentamos controlar no se van a producir nunca. Son posibles a nivel de flujo de código, pero en la operativa de la aplicación no ocurrirán, por lo que podríamos decir que son problemas creados artificialmente durante el proceso de desarrollo.
     
  • Segundo, las líneas de control de errores no están exentas de problemas, por lo que muy a menudo encontraremos en ellas nuevo código de control (¿quién no ha visto try/catch anidados a varios niveles?), por lo que la bola de nieve no para nunca de crecer: código de tratamiento de errores que a su vez contiene código de tratamiento de errores, y así hasta el infinito.
     
  • Y por último, también nos encontramos con que en muchas ocasiones el código de control no hace nada. Por ejemplo, se cuentan por millones las líneas de código detectadas en Github cuyo tratamiento de excepciones consiste simplemente en la aplicación a rajatabla del Swallow Design Pattern, por ejemplo, implementando bloques catch() vacíos.
Y conociendo estos datos, ¿por qué dedicamos tanto tiempo a la gestión de errores en nuestro código? Pues básicamente porque hemos sido educados para eso. Exceptuando cuando se nos cala el coche, no hay nada que suponga un golpe al ego tan importante como cuando una de nuestras aplicaciones falla, y por eso no escatimamos recursos a la hora de evitarlo.

¿No estaría bien poder ignorar esos problemas y centrar nuestro código en aportar valor a nuestros clientes?

Estos contenidos se publican bajo una licencia de Creative Commons Licencia Reconocimiento-No comercial-Compartir bajo la misma licencia 3.0 España de Creative Commons