Autor en Google+
Saltar al contenido

Artículos, tutoriales, trucos, curiosidades, reflexiones y links sobre programación web ASP.NET Core, MVC, Blazor, SignalR, Entity Framework, C#, Azure, Javascript... y lo que venga ;)

15 años online

el blog de José M. Aguilar

Inicio El autor Contactar

Artículos, tutoriales, trucos, curiosidades, reflexiones y links sobre programación web
ASP.NET Core, MVC, Blazor, SignalR, Entity Framework, C#, Azure, Javascript...

¡Microsoft MVP!
sábado, 17 de marzo de 2007
Por poner alguna pega a los generics, he de decir que no me gusta (estéticamente hablando) el código resultante. En otras palabras, al menos hasta que me acostumbre, veo poco legible una expresión del tipo:
List<Algocomplejo> listaDeCosas = 
new List<Algocomplejo>();

Bueno, no pasa nada. Aunque la clase sea genérica, clase es. Esto implica que podemos hacer uso de la herencia para aclarar un poco el código:

public class ListaCompleja: List<Algocomplejo>
{
}

A partir de este momento, la instanciación quedaría más limpia:

ListaCompleja lista = new ListaCompleja();

A todos los efectos, este truco tan simple hace que podamos trabajar con clases genéricas con un código fuente similar al de siempre, sin "<" ni ">" que, por lo menos a mí, despistan tanto.

Estos contenidos se publican bajo una licencia de Creative Commons Licencia Reconocimiento-No comercial-Compartir bajo la misma licencia 3.0 España de Creative Commons

domingo, 11 de marzo de 2007
Los generics son el mecanismo de implementación de clases parametrizadas en C# introducido en la versión 2.0 del lenguaje. Una clase parametrizada es exactamente igual a una clase de las habituales, salvo por un pequeño detalle: su definición contiene algún elemento que depende de un parámetro que debe ser especificado en el momento de la declaración de un objeto de dicha clase.

Esto puede resultar extremadamente útil a la hora de programar clases genéricas, capaces de implementar un tipado fuerte sin necesidad de conocer a priori los tipos para los que serán utilizadas. ¿Confuso? Mejor lo vemos con un ejemplo.

Sabemos que un ArrayList es un magnífico contenedor de elementos y que, por suerte o por desgracia, según se vea, trabaja con el tipo base object. Esto hace que sea posible almacenar en él referencias a cualquier tipo de objeto descendiente de este tipo (o sea, todos), aunque esta ventaja se torna inconveniente cuando se trata de controlar los tipos de objeto permitidos. En otras palabras, nada impide lo siguiente:

al.Add("Siete caballos vienen de Bonanza...");
al.Add(7);
al.Add(new String('*', 25)); // 25 asteriscos

Esto puede provocar errores a la hora de recuperar los elementos de la lista, sobre todo si asumimos que los elementos deben ser de un determinado tipo. Y claro, el problema es que el error ocurriría en tiempo de ejecución, cuando muchas veces es demasiado tarde:

foreach (string s in al)
{
System.Console.WriteLine(s);
}

Efectivamente, se lanza una excepción indicando que "No se puede convertir un objeto de tipo 'System.Int32' al tipo 'System.String'". Lógico.

Algunos de los que hayáis sido capaces de superar el test FizzBuzz en menos de media hora ;-) podríais decir que eso se puede solucionar fácilmente, que existen al menos dos maneras de hacerlo: crear nuestra propia colección partiendo de CollectionBase o similares y mostrar métodos de acceso a los elementos con tipado fuerte, o bien, usando delegación, crear una clase de cero que implemente interfaces como IEnumerable en cuyo interior exista una colección que es la que realmente realiza el trabajo.

En cualquier caso, es un trabajazo. Por cada clase que queramos contemplar deberíamos crear un engendro como el descrito en el párrafo anterior.

Y aquí es donde los generics entran en escena. El siguiente código declara una lista de elementos de tipo AlgoComplejo:

List<AlgoComplejo> listaDeCosas =
new List<AlgoComplejo>();
listaDeCosas.Add(new AlgoComplejo());
listaDeCosas.Add("blah"); // Error en compilación

Con esta declaración, no será posible añadir a la lista objetos que no sean de la clase indicada, ni tampoco será necesario realizar un cast al obtener los elementos, pues serán directamente de ese tipo.

Es interesante ver la gran cantidad de clases genéricas para el tratamiento de colecciones que incorpora el Framework 2.0 en el namespace System.Collections.Generic.

¿Y si queremos nosotros crear una clase genérica? Pues muy sencillo. Vamos a desarrollar un ejemplo completo donde podamos ver las particularidades sintácticas y detalles a tener en cuenta. Crearemos la clase CustodiadorDeObjetos, cuya misión es almacenar un objeto genérico y permitirnos recuperarlo en cualquier momento. Básicamente, construiremos una clase con una variable de instancia y un getter y setter para acceder a la misma, pero usaremos los generics para asegurar que valga para cualquier tipo y que el objeto introducido sea siempre del mismo tipo que el que se extrae.

public class CustodiadorDeObjetos<Tipo>
{
private Tipo objeto;
public Tipo Objeto
{
get { return objeto; }
set { this.objeto = value; }
}
}

El siguiente código muestra la utilización de nuestra nueva clase:

CustodiadorDeObjetos<string> cs = new CustodiadorDeObjetos<string>();
cs.Objeto = "Hola"; // Asignamos directamente
string s = cs.Objeto; // No hace falta un cast,
// objeto es de tipo string
// en esta clase.
cs.Objeto = 12; // Error en compilación,
// no es string

Pero no sólo es eso, los generics dan mucho más de sí, pero de esto seguiremos hablando otro día, que ya es tarde.

Estos contenidos se publican bajo una licencia de Creative Commons Licencia Reconocimiento-No comercial-Compartir bajo la misma licencia 3.0 España de Creative Commons

miércoles, 28 de febrero de 2007
Vía el magnífico Coding Horror he encontrado un interesante post en el que se comenta algo tan curioso como increíble: durante entrevistas de trabajo para cubrir vacantes de puestos de programación, se constata que la inmensa mayoría de los candidatos no son capaces de codificar ni los programas más simples.

Habitualmente se trata de personas con titulaciones medias o superiores, cierta experiencia previa y un conocimiento de tecnologías de programación, al menos en teoría, relativamente alto, perfectamente capaces de mantener una conversación sin soltar barbaridades destacables.

Y lo más increíble de todo es una de las técnicas que usan para "filtrar" el personal en las entrevistas de selección: el "test FizzBuzz". La prueba consiste en solicitar a los candidatos:

Escribir un programa que imprima los números del 1 al 100. Sin embargo, hacer que en los múltiplos de tres se imprima la palabra "Fizz" en vez del propio número, y en los múltiplos de cinco se imprima "Buzz". Para aquellos números múltiplos de tres y cinco simultáneamente, se debe imprimir "FizzBuzz".

Si piensas que esta prueba es una chorrada, atento a las conclusiones que sacan los que la han puesto en práctica. La mayoría de los graduados, ingenieros, diplomados en informática no pueden hacerlo. Incluso muchos auto-proclamados programadores expertos tardan más de diez minutos en escribir una solución.

No sé si se trata de una exageración, pero en realidad se toca un tema muy espinoso y cierto como la vida misma: la falta de preparación de los futuros (y algunos actuales) programadores.

Y está claro que una de las medidas a tomar, desde el punto de vista de una empresa, es reforzar las pruebas y criterios de selección de su personal. No sé si el "FizzBuzz" es la solución, pero sin duda es un buen ejemplo: intentar conocer al candidato, sus habilidades y limitaciones básicas puede ayudar a descartar tarugos que pululan por el ciberespacio y han anidado masivamente en sitios web de ofertas de empleo. De esta forma, se evitará que entren en casa.

Pero el origen del problema es anterior a todo esto. ¿Qué se está enseñando en los centros de formación? ¿Qué nivel se exige a los estudiantes? ¿Existe todavía vocación en esta profesión?

Preocupante, ¿no?

Estos contenidos se publican bajo una licencia de Creative Commons Licencia Reconocimiento-No comercial-Compartir bajo la misma licencia 3.0 España de Creative Commons

domingo, 25 de febrero de 2007
Y continuando con el mismo tema, los spammers usan otro interesante sistema para evitar que los filtros de spam basados en OCR les impidan llegar al usuario final: trocear las imágenes.

Recordemos que los contenidos textuales se presentan en las imágenes mezclados con figuras y fondos que complican enormemente su detección automática. Si a la dificultad de detectar texto en esta maraña binaria se une que el mensaje está troceado en varias imágenes, las cuales se maquetan y posicionan después para que la lectura tenga sentido, esto se convierte en una labor prácticamente imposible.


Observad este ejemplo. El mensaje"Viagra" ha sido dividido en 6 imágenes, que se maquetan de forma consecutiva; prácticamente ninguna de ellas contiene texto que pudiera ser detectado por un OCR, y sin embargo se puede leer perfectamente.

Es posible que la solución a este problema sea intentar renderizar (¡uuf, vaya verbo, menos mal que la Wikipedia lo incluye!) el contenido de los mensajes, incluyendo sus imágenes, y someter el resultado a un OCR, de forma que si existen textos queden al descubierto. Sin embargo, además de la tremenda potencia de cálculo que hace falta para procesar en tiempo real esta información, sería fácil esquivarlo incluyendo secuencias animadas, como ya se comentó en un post anterior.

Si encuentro alguna solución brillante al problema, os la cuento. ;-)

Estos contenidos se publican bajo una licencia de Creative Commons Licencia Reconocimiento-No comercial-Compartir bajo la misma licencia 3.0 España de Creative Commons

domingo, 11 de febrero de 2007
En la línea del post anterior, quería comentar otra técnica usada para despistar a los motores de reconocimiento óptico de caracteres que he sufrido en mis propias carnes: incrustar imágenes animadas en los correos electrónicos.

Sí, y no estoy hablando de incluir personajes de la Warner en los mensajes. Se trata de enviar a los destinatarios mensajes con archivos gráficos (normalmente gifs) que contienen varios frames que, siendo visualizados de forma consecutiva, dan la sensación de movimiento, como si se tratase de una película.

Habitualmente, los primeros frames van en blanco, o con elementos de ruido para despistar a las herramientas OCR, que, parece ser, en un principio asumían que el archivo a rastrear sólo contenía una imagen. Los frames siguientes van componiendo el mensaje de forma sucesiva, a veces entremezclando los textos con píxeles y líneas de ruido.

También escuché hace tiempo que esto mismo se utilizaba para enviar spam con mensajes subliminales, que se servían de GIFs animados para mostrar durante un lapso de tiempo prácticamente imperceptible el texto describiendo el producto a vender... Esto, a diferencia del resto de técnicas que comento en los posts, no lo he visto nunca con mis propios ojos; no sé si es porque soy demasiado lento y mi subconsciente es incapaz de asimilar estos mensajes, o bien debido a que nunca he recibido un mensaje de este tipo.

Estos contenidos se publican bajo una licencia de Creative Commons Licencia Reconocimiento-No comercial-Compartir bajo la misma licencia 3.0 España de Creative Commons

domingo, 28 de enero de 2007
A estas alturas, ya me habréis visto alguna vez despotricando de las técnicas utilizadas en la actualidad para la detección automática del spam, y comentando cómo los hábiles miembros del lado oscuro se las apañan para esquivarlas con una facilidad pasmosa.

Vía Slashdot, he encontrado un interesante artículo donde se propone una técnica para luchar contra el spam distinta a todas las comentadas hasta el momento. Pienso que no es la panacea, pero está bien saber que, al menos, hay gente dispuesta a acabar con esta lacra (además de Bill Gates, que como prometió hace un par de años, debe estar ya a punto de erradicarla ;-)).

El sistema consiste en centrarse en el análisis estadístico del tráfico desde varias ópticas, obviando el contenido de los mensajes. Como recogen en su artículo, los expertos de HexView recalcan que:
  • Los mensajes son relativamente pequeños.
  • Se envían en bloques.
  • Los mensajes enviados en cada bloque son muy similares.
  • El emisor de los mensajes envía muchos en un periodo muy corto de tiempo.

Tomando como partida estas premisas, y a que hay únicamente dos aspectos no manipulables por los spammers en los mensajes, que son las direcciones IP de origen y destino usadas por la conexión TCP sobre la que se transmiten, estos señores proponen el análisis de patrones según una metodología a la que llaman STP (de Source Trust Prediction, que viene a ser algo así como Predicción de Veracidad del Emisor).

A grandes rasgos, consiste en establecer un servidor intermedio (STP server) al que cada MTA (Mail Transport Agent, Agente de Transporte de Correo, o software de servidor encargado de gestionar los envíos como Exchange, Postfix, etc.) informaría, antes de aceptar un mensaje, de la dirección IP del remitente y algunos datos básicos del mismo. Dado que el servidor STP estaría al mismo tiempo recibiendo esta información de multitud de STPs, podría analizar los patrones y devolver a cada uno la probabilidad de que se trate de Spam.

Hay muchos más detalles en la web de los creadores de la idea.

En mi opinión, vale más como filosofía que como idea implementable en el mundo real, pues presenta numerosas dificultades y contraindicaciones, apuntadas por sus propios autores:

  • La dificultad de crear sistemas capaces de gestionar en tiempo real las peticiones de los MTAs, ¿imagináis la cantidad de información de que se trata? ¿quién podría disponer de esa infraestructura y mantenerla? ¿a cambio de qué?
  • La enorme dificultad de poner de acuerdo a una gran mayoría de servidores y fabricantes de software para que adoptaran el método. Posiblemente, si se pudiera llegar a un acuerdo, existirían muchas más soluciones, y con toda probabilidad más eficientes y eficaces que esta.
  • Podría suponer un peligro para la privacidad: en un único punto se podría concentrar demasiada información sobre el comportamiento de los usuarios en cuanto al envío de mensajes.

Personalmente, me gusta la idea de analizar el tráfico, combinarla con el análisis de contenidos y, siempre, de forma personalizada. Por ejemplo, las probabilidades de que me interese un mensaje recibido en mi buzón un domingo a las 3:00am escrito en inglés, con una imagen y algunas palabras dispersas son bastante escasas.

En cualquier caso, como comentaba antes, es interesante ver las novedades que aparecen en este mundillo, aunque sean puramente conceptuales.

Estos contenidos se publican bajo una licencia de Creative Commons Licencia Reconocimiento-No comercial-Compartir bajo la misma licencia 3.0 España de Creative Commons