Autor en Google+
Saltar al contenido

Variable not found. Artículos, noticias, curiosidades, reflexiones... sobre el mundo del desarrollo de software, internet, u otros temas relacionados con la tecnología. C#, ASP.NET, ASP.NET MVC, HTML, Javascript, CSS, jQuery, Ajax, VB.NET, componentes, herramientas...

el blog de José M. Aguilar

Inicio El autor Contactar

Artículos, noticias, curiosidades, reflexiones... sobre el mundo del desarrollo
de software, internet, u otros temas relacionados con la tecnología

¡Microsoft MVP!
domingo, 22 de marzo de 2009

Windows Live Writer Aunque lamentablemente no me haya dado  demasiada prisa en hacerlo, tenía ganas de probar este producto. Si habéis utilizado alguna vez el interfaz de edición de Blogger, sabréis que no es precisamente una maravilla, y que a veces complica bastante la publicación de entradas en el blog, y máxime cuando se trata de contenidos con formatos especiales, como puede ser código fuente en cualquier lenguaje.

Live Writer es una fantástica aplicación de escritorio desarrollada por Microsoft en el contexto de su iniciativa Live, cuyo objetivo es facilitar la edición y publicación de entradas en blogs y, lo más curioso, compatible con los motores más difundidos del mercado: Blogger, WordPress, LiveSpaces, LiveJournal, TypePad, y un largo etcétera. Y cuando digo compatible, al menos con Blogger, me refiero a realmente compatible, una integración casi perfecta, que hace que la edición de entradas sea una gozada.

Previsualización de la entradaDurante la instalación, Writer nos solicita la introducción de los datos de acceso al blog: la dirección, el usuario y clave. Con esta información, y por supuesto previa confirmación por parte del usuario, crea automáticamente una entrada temporal en el blog que utiliza para tomarla como plantilla, eliminándola unos segundos después. De esta forma, cuando estamos escribiendo, podemos acceder a una previsualización del contenido insertada en sobre dicha plantilla, que nos dará una idea muy aproximada, prácticamente real, del resultado final que obtendremos una vez publiquemos la entrada.

El editor sobre el que escribimos es muy ligero, tiene las opciones justas para poder escribir y dar formato a los textos, siempre de forma visual (el famoso WYSIWYG). Aunque a primera vista puede parecer que se quedará corto, nada más lejos de la realidad; no he echado en falta prácticamente ninguna característica que realmente pudiera hacerme falta durante la escritura: formatos estándar (negritas-cursivas-tachados, subrayados), colores, tablas, alineados, listas, citas,… y siempre generando un código XHTML realmente limpio y muy bien estructurado, a diferencia de otros editores basados en web (como el de Blogger, por ejemplo).

Sólo en casos especiales (por ejemplo, la inclusión de una etiqueta <acronym> para mostrar ayuda sobre el significado de WYSIWYG, o la inclusión de código fuente marcado con <code> son los únicos casos en los que he tenido que salirme del editor visual y acceder a la vista de código fuente XHTML para introducir las etiquetas.

Otro aspecto muy importante es su extensibilidad. Existen un gran número de complementos que pueden instalarse sobre este software para dotarlo de nuevas capacidades no contempladas en el producto base. Por aunque la galería de complementos de Microsoft todavía está a cero no está muy transitada, es fácil encontrar muchos sitios web donde se ofrecen plugins de todo tipo. Por ejemplo, he encontrado uno que a priori puede resultar muy útil, Steve’s Dunn Code Formatter, que permite incluir fácilmente porciones de código formateadas como la siguiente:

try
{
calculate();
// Hard work!
}
catch (Exception ex)
{
Logger.Log(ex.Message);
throw;
}


Pero lo que sin duda más ha llamado mi atención es la gran facilidad para insertar contenidos multimedia, como álbumes de fotos, vídeos, mapas interactivos, y especialmente imágenes, que es lo que más suelo utilizar en mis posts. En este último caso, es sorprendentemente útil la capacidad de Live Writer para abrir imágenes del equipo local o pegarlas directamente desde el portapapeles (por ejemplo capturas de pantalla), ajustarlas al tamaño indicado e incluso agregarle sobre la marcha efectos como sombreados o reflejos (podéis ver ejemplos más arriba). Por fin se acabó el retoque con aplicaciones externas, tener que subir la imagen al servidor, ver cómo queda, retocarla de nuevo, volver a subirla…

Por último, el hecho de tratarse de una herramienta off-line aporta mucha agilidad, y nos brinda la posibilidad de trabajar en modo desconectado, aunque a costa de perder algunas funcionalidades para las que obviamente es necesario disponer de conexión a internet, como la edición de posts ya publicados, almacenados en el blog, o el envío directo de las entradas. En estos casos, el sistema almacena toda la información en local, para que más adelante podamos enviar los cambios realizados.

Ni que decir tiene que este post está completamente escrito sobre Live Writer, e incluso las imágenes las he generado desde la propia herramienta.

En resumen: una maravilla, imprescindible.

Descarga: Microsoft Live Writer

Publicado en: www.variablenotfound.com.

Estos contenidos se publican bajo una licencia de Creative Commons Licencia Reconocimiento-No comercial-Compartir bajo la misma licencia 3.0 España de Creative Commons

domingo, 1 de marzo de 2009
PuzzleEs bastante habitual encontrar código que captura una excepción y la vuelve a relanzar tras realizar algún tipo de operación. Sin embargo, habréis observado que existen varias fórmulas para hacerlo, y no necesariamente equivalentes:
  • crear y lanzar una nueva excepción partiendo de la original
  • relanzar la excepción original
  • dejar que la excepción original siga su camino
El primer caso ocurre cuando capturamos una excepción de un tipo determinado, y desde dentro del mismo bloque catch instanciamos y lanzamos otra excepción distinta a la original. Esto permite elevar excepciones a niveles superiores del sistema con la abstracción que necesita, ocultando detalles innecesarios y con una semántica más apropiada para su dominio.

El siguiente ejemplo muestra una porción de código donde se están controlando distintos errores que pueden darse a la hora de realizar una transmisión de datos. Por cada uno de ellos se llevan a cabo tareas específicas, pero se elevan al nivel superior de forma más genérica, como TransmissionException, pues éste sólo necesita conocer que hubo un error en la transmisión, independientemente del problema concreto:
  ...
try
{
transmitir(datos);
}
catch (HostNotFoundException ex)
{
sendToAdmin(ex.Message); // Avisa al administrador
throw new TransmissionException("Host no encontrado", ex);
}
catch (TimeOutException ex)
{
increaseTimeOutValue(); // Ajusta el timeout para próximos envíos
throw new TransmissionException("Fuera de tiempo", ex);
}
...
 
Es importante, en este caso, incluir la excepción original en la excepción lanzada, para lo que debemos llenar la propiedad InnerException (en el ejemplo anterior es el segundo parámetro del constructor). De esta forma, si niveles superiores quieren indagar sobre el origen concreto del problema, podrán hacerlo a través de ella.

Otra posibilidad que tenemos es relanzar la misma excepción que nos ha llegado. Se trata de un mecanismo de uso muy frecuente, utilizado cuando deseamos realizar ciertas tareas locales, y elevar a niveles superiores la misma excepción. Siguiendo con el ejemplo anterior sería algo como:
  ...
try
{
transmitir(datos);
}
catch (HostNotFoundException ex)
{
sendToAdmin(ex.Message); // Avisa al administrador
throw ex;
}
...
 
Este modelo es conceptualmente correcto si la excepción que hemos capturado tiene sentido más allá del nivel actual, aunque estamos perdiendo una información que puede ser muy valiosa a la hora de depurar: la traza de ejecución, o lo que es lo mismo, información sobre el punto concreto donde se ha generado la excepción.

Si en otro nivel superior de la aplicación se capturara esta excepción, o se examina desde el depurador, la propiedad StackTrace de la misma indicaría el punto donde ésta ha sido lanzada (el código anterior), pero no donde se ha producido el problema original, en el interior del método transmitir(). Además, a diferencia del primer caso tratado, como la propiedad InnerException no está establecida no será posible conocer el punto exacto donde se lanzó la excepción inicial, lo que seguramente hará la depuración algo más ardua.

La forma de solucionar este inconveniente es utilizar el tercer método de los enumerados al principio del post: dejar que la excepción original siga su camino, conservando los valores originales de la traza:
  ...
try
{
transmitir(datos);
}
catch (HostNotFoundException ex)
{
sendToAdmin(ex.Message); // Avisa al administrador
throw;// Eleva la excepción al siguiente nivel
}
...
 
En esta ocasión, si se produce la excepción HostNotFoundException, los niveles superiores podrán examinar su propiedad StackTrace para conocer el origen concreto del problema.

Publicado en: www.variablenotfound.com.

Estos contenidos se publican bajo una licencia de Creative Commons Licencia Reconocimiento-No comercial-Compartir bajo la misma licencia 3.0 España de Creative Commons